Instalación fotovoltaica aislada

La utilización de sistemas fotovoltaicos es una de las alternativas que tienen las zonas rurales aisladas para poder disponer de suministro eléctrico. A menudo se trata de la única opción que tienen, aparte de los grupos electrógenos a gasóleo, ya que no siempre hay una conexión a la red eléctrica cercana.

Una instalación fotovoltaica aislada capta la energía del sol y la almacena en las baterías para tener suministro por la noche y en días muy nublados.

Existen multitud de componentes que se pueden agregar a la instalación para que ésta sea más fiable, potente… Por ejemplo podemos añadir un grupo electrógeno, o conectar un arrancador automático a uno que ya tengamos; de forma que si tenemos un consumo excesivo no previsto, en el momento que las baterías queden descargadas, el generador se ponga en marcha automáticamente para alimentar el suministro.

Esquema de instalaciones fotovoltaicas aisladas

Algunas imágenes de instalaciones fotovoltaicas aisladas